Pensamientos positivos en momentos de incertidumbre

por | 0 Comentarios

¿Estábamos preparadas para esto?

No lo sé, lo que si me queda claro es que mi diálogo interno positivo me ha ayudado a llevar estos momentos de miedo, tristeza e incertidumbre, brindándome otra perspectiva, aprovechando el tiempo de confinamiento a mi favor.

Percatarnos del debate interior es fundamental para aprender a conocernos, a oírnos, a descubrir que nos decimos según el momento o situación que estamos viviendo.

¿Cómo tomar conciencia de tu diálogo interno?

Las preguntas son el atajo directo a conocer de qué manera te hablas. Ten en cuenta que esta charla interna es en gran parte inconsciente, esto significa que lo haces de forma que no te das cuenta, ” que no eres consciente”, significa que tendrás que estar atenta y poco a poco ir poniendo atención, detenerte y reflexionar.

Te invito a ponerlo en práctica respondiendo a las siguientes preguntas, ten en cuenta que es necesario que lo hagas en diferentes situaciones y con diferentes estados de ánimo.

  • ¿Cómo me hablo a mi misma?
  • ¿De qué manera me dirijo a mí?
  • ¿Qué tipo de adjetivos utilizo cuando me estoy refiriendo a mi persona?
  • ¿Soy flexible conmigo cuando no comprendo algo?
  • ¿Me permito equivocarme para aprender?

Las respuestas a las preguntas anteriores, entre otras tantas, son clave para comprender cómo percibo el mundo, el entorno, de qué manera actúo y como me dirijo a los demás.

Todo comienza con el descubrimiento, toma una libreta y anota cada día que nuevos pensamientos han llegado a ti, de qué manera reaccionaste cuando algo no salió como esperabas, qué adjetivos usaste para describir cómo ha sido tu día. Y al final del día subraya aquellos que te gustaría modificar o decirlos con cariño y proponte con que reemplazarlo, por ejemplo he descubierto que cuando algo no me sale como lo esperaba me digo _ ¡qué tonta sabía que lo haría mal! Cambiarlo por _ ¡tengo que prestar más atención antes de hacer …!

Irás paso a paso siendo más consciente y por ende más amable y constructiva con lo que piensas de ti.

Dado que tenemos la capacidad de creer, reflexionar y tomar decisiones, estos pensamientos que llegan a ti pueden ser positivos, marcados por un tono amable, constructivo, optimista y vital, que nos permita potenciar nuestras virtudes, mejorar la valoración propia, ser flexible con el proceso de aprendizaje, motivarte a continuar cuando las cosas no salen tal y como lo esperabas en pocas palabras, tenernos como aliadas de nosotras mismas.

También pueden llegar a ti pensamientos negativos (pesimistas, dañinos y crueles) que no te permitan ver más allá del miedo, que te bloquean al momento de tomar una iniciativa para ampliar tus capacidades, te harán percibir escenarios poco alentadores en las perspectivas del futuro, digamos que nos convierten en nuestras propias enemigas.

Invierte tu tiempo para reconocer tu diálogo interno de manera que fluya, que te sientas conectada contigo misma, al finalizar la tarea te descubrirás plena y llena de fuerza.

Lo más importante es que vivas el presente, que te llenes de la energía que potencia tu valor, hay mucha información y está bien estar al día y ser precavida. Lo que nos sucede a menudo es que nos saturamos con información innecesaria y esto nos genera un nivel de estrés contraproducente.

Pregúntate si lo que te dices, haces y lees, te acerca a tu objetivo.

Si es así, estás en el camino indicado y disfruta del proceso. Si no tranquila, replantéate como hablarte, qué actividades potencian tu energía, qué tipo de lectura te motiva y retomar el camino.

Deseo que toda esta información te dé la fuerza necesaria para sobrellevar estos momentos, tanto como me ayudaron a mí.

Juntas creamos sinergia.

Romina Gómez Bormida

Coach Personal. Acompaño a mujeres apasionadas y comprometidas a fortalecer la confianza en sí mismas, decididas a tomar conciencia del valor que aportan, para conquistar su éxito personal y profesional.


 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.