Nunca hasta ahora se le había dado tanta importancia a la palabra reinvención, y es que una de las cosas que nos ha traído la situación actual es esa sensación de incertidumbre que nos invita a replantearnos nuestra parte más personal y profesional. 

Cuando tomé la decisión de lanzarme al mundo emprendedor, era muy joven e inicié varios proyectos que fracasaron, esto me llevaba a sentir frustración, miedo y falta de seguridad en mi misma. Ahora me da nostalgia pensarlo y a la vez me recuerda el camino que pasé y los retos que superé.

Esta situación me llevó a desarrollar habilidades que desconocía, pero que ya estaban dentro de mi, como la capacidad  de reinventarme frente a las adversidades para desarrollar nuevos negocios. 

 

Aprender a desaprender

 

Y la verdad yo creía que la clave era iniciar un nuevo negocio, mi objetivo era ganar dinero y ser mi propia jefa, nuevamente fallaba, el secreto no estaba ahí, caía otra vez en la trampa. Necesitaba mejorar mis hábitos y comportamientos además  de encontrar el significado a lo que hacía para poder tener una mayor determinación. 

Después de un camino de mucho aprendizaje y de tropezar siempre con la misma piedra, pude comprobar que el secreto estaba en que debía ir más allá de generar ‘’riqueza’’ y vaya que tampoco era así.

Me inicié en el mundo del desarrollo personal y desde entonces cambió mi visión por completo, me di cuenta que siempre estaba caminando en la superficie. Entonces mi vida dio un giro y empecé a descubrir en profundidad cuál era el sentido que le estaba dando a mi nuevo emprendimiento.

 

La importancia de encontrar un sentido 

 

Han pasado ya 3 años desde que inicie esta nueva aventura. Hoy, lo que le da sentido a mi vida, aparte de mi familia, es poder ayudar a otras maravillosas mujeres a crear proyectos sólidos en base a sus propósitos.  Y no quiero decir que  reinventarme en este nuevo camino ha sido fácil. 

Ha habido momentos en los que he tenido que tomar decisiones importantes, replantearme si estaba haciendo lo correcto, si a lo mejor debía buscarme un trabajo como cualquier otra persona, pero el solo hecho de pensarlo no me hacía sentir bien. Ya que siempre uno de mis valores más importantes había sido mi libertad, y con un trabajo de 8 horas hubiera estado nadando en contra de la corriente. 

Entonces volvía a mi propósito, a recordarme por qué inicié este camino, y salía otro de mis valores fundamentales la contribución y el amor. Esto me guíaba como si fuera una brújula para mi vida, además me ayudaba a reforzar con mayor intensidad mi misión y visión.

Conocer tu para qué te acercará al éxito en tu emprendimiento

Cuando tenemos un para qué o un propósito todo empieza a cobrar sentido. Pero el propósito profesional tiene que estar alineado con tu propósito de vida. Cuando no estamos alineados o estamos trabajando en proyectos que nada tienen que ver con nosotros sentimos frustración e insatisfacción.

Cuando profundicé en mi propósito todo empezó a cobrar sentido, descubrí que mi gran motor, mi razón por la que me levanto cada día era sobre todo mi pequeña gran familia. Sumaba a ello mi compromiso por crecer cada día un poquito más y contribuir con mi trabajo haciendo lo que me gusta.

¿Cómo descubrir tu para qué?

Empieza por conocerte a ti mismo, descubriendo lo que llevas en tu mochila. Tus fortalezas, debilidades, valores, capacidades. Todos los recursos ya están dentro de ti para construir  lo que necesitas o desechar lo que ya no te aporta.

Estas preguntas te ayudarán en el proceso de descubrir tu para qué

¿Que valores dirigen tu vida hoy?

¿Que te hace sentir felicidad, amor, gratitud?

¿Que talentos y habilidades posees y como puedes ayudar con ello a los demás?

¿Que has tenido que superar para llegar a estar hoy donde estás?

¿Cuál es tu  contribución y  que puedes  aportar al mundo con ello?

¿En que crees? Identificar tus creencias te ayudará a conectar con las personas que crean en el significado de tu proyecto.

En este video  Simon Sinek  habla sobre la importancia del para qué, cómo identificarlo de una forma muy sencilla e inspirar con ello a los demás.

Aquí también te habla de cómo las empresas saben muy bien que hacen pero muy pocas saben por qué hacen lo que hacen

Todos tenemos un propósito en la vida, solo debemos escucharnos y sentirnos para poder trasmitirlo. 

Este viaje profundo hacia nuestro interior te llevará por momentos de muchas resistencias, pero al final puedo asegurarte que verdaderamente merece la pena y el resultado final será una vida más satisfactoria y gratificante.

¿Has descubierto ya cuál es tu propósito? ¿Aún estás en el proceso? ¿Te ha ayudado esta información? Espero y deseo de corazón que sí.

¿Te parece importante entonces alinear  tu propósito personal con tu negocio?

Me encantará conocer  tu experiencia sobre este tema, y poder compartir contigo sobre ello.

Tamara Arias

Coach & Formadora. Acompaño a mujeres con grandes sueños a crear proyectos con propósito, creando con ello el estilo de vida que anhelan y merecen.