Reflexión

 

 ¿Cómo reaccionas cuando las cosas no salen como esperabas?

 

Hoy planteamos esta reflexión, debido a que en el camino de emprender nos encontramos con diferentes situaciones y conocernos es la opción más eficaz para encontrar la mejor alternativa. Lo hemos puesto en práctica y funciona.

 

Como te sientes cuando:

 

  • Planificas contenido de mucho valor invirtiendo miles he horas en una estrategia para que al momento de ver la luz no alcance la llegada propuesta del inicio.

 

  • Construir un plan de acción teniendo en cuenta un objetivo y no obtener los resultados esperados.

 

  • Utilizar una metodología que ya habías experimentado con éxito, pero que ahora no funciona.

 

Cuando tu emprendimiento llega a la fase de reconocimiento, cuando ya tienes una estructura y planificación concreta y trabajas tomando como guía el resultado de los objetivos, el camino se convierte en constantes pruebas A-B o Prueba/ Error. 

Aprendemos y crecemos al mismo tiempo de forma dinámica junto la evolución de nuestros proyectos. 

Es aquí donde nosotras enfatizamos en Ser consiente. Detenerte para continuar, es cierto que cada segundo invertido en tu emprendimiento has volcado todo de ti, y esto lo vincula a emociones que nos ayudan a continuar y lograr los objetivos deseados. 

¿Qué sucede cuando las emociones nos paralizan y llega la incertidumbre?

Entramos en el bucle de enfado, la búsqueda insistente de quién es la culpa, la sensación de frustración y aquella vieja duda vuelve a insistir en cuestionarte si esto es para ti.

 

Comentábamos con Anna Cristina en el directo; que conocer la emoción que surge cuando las cosas no salen como las esperamos, es el primer paso para lograr gestionar como lo transformaras a tu favor. 

De que manera analizar y redirigir la estrategia para que tu emprendimiento conquiste los resultados que merece. 

 

  1. Sé flexible, adapta la estrategia a la realidad que vives hoy en este momento, comenzando por ti misma, continuando por el entorno, las circunstancias que te acompañan.
  2. Sé curiosa, y recuerda que todos los proyectos, pequeñas y grandes empresas, descubren y dan con la estrategia adecuada luego de incontables pruebas/error, que logran cero resultados. Desde la curiosidad encuentra alternativas, celebrando que esa opción “sin resultados” está descartada y ve en busca de otra.
  3. Sé valiente, y pide ayuda. Solemos quedarnos en las 2 primeras opciones de alternativas, encontrando bloqueos y sintiendo que no hay por descubrir. Consulta con colegas, con profesionales de tu sector, revisa como lo están haciendo otras personas que si les funciona y realiza una lista con la lluvia de ideas. 
  4. Sé asertiva, ¡no pasa nada! tómalo como lo que es, un aprendizaje continuo y enriquecedor del que te vas fortaleciendo para subir al siguiente escalón. Aquí es donde se adquiere experiencia y se refuerza el compromiso contigo misma y con tu emprendimiento.

 

Esperamos que lo pongas en práctica y nos comentes como te fue, así también te invitamos a que compartas con nosotras cuáles son tus técnicas para gestionar de que manera reaccionas cuando las cosas no salen como esperabas.

 

Felices de tenerte y leerte.

Abrazos Anna-Christina & Romina

 

Equipo Crecing